Macrofotografía de alta magnificación

pablo-moltedo-hormiga-carpintera-ant-camponotus-red
Hormiga carpintera. Escala 1.3 cm

Luego de unos dos meses practicando y jugando con el campo de la macrofotografía me decidí a escribir un tutorial básico introductorio. Como siempre, cuando aprenda nuevas cosas o técnicas más avanzadas escribiré una segunda parte. Primero, ¿qué es la macrofotografía? La macrofotografía es una disciplina que se dedica a las tomas de sujetos muy pequeños generando grandes acercamientos. En teoría, para que una fotografía se considere en el campo de la macrofotografía tiene que tener un acercamiento de, al menos, el tamaño del sensor o película. A Esto último se lo llama  lifesize. Por ejemplo, en el caso de mi cámara el sensor tiene 22.3 x 14.9 mm. Si sacamos una foto a una regla y en nuestro encuadre vemos justo 22.3 mm de la misma, entonces estaríamos hablando de una escala 1:1 o lifesize. Y de aquí en adelante vendrían magnificaciones mayores, 1:2 si en nuestro encuadre entran 12.15 mm, etc. (si quieren leerlo bien explicado, referirse a wikipedia 🙂 )

Fuera de la habladuría técnica, el concepto interesante de esta rama de la fotografía es buscar un revelación en el espectador, y en el propio fotógrafo, al descubrir realidades que nunca nos habíamos imaginado que existían. Les recomiendo el documental llamado Microcosmos (1996), un trabajo de filmación excepcional que abarca estos pequeños mundos. Otro aspecto interesante de la macrofotografía es que le permite al fotógrafo expresarse más libremente, ya que al trabajar con escenarios mucho más pequeños, se tiene mayor control sobre los fondos, ángulos y cualidades de la luz, entre otras cosas.

Ok, hasta acá todo genial, pero, ¿cómo se hacen estas fotos? Bueno, hay varios caminos. Me voy a sincerar: les admito que solo probé uno y hasta ahora me parece una excelente manera.

Todo empezó cuando vi unas magníficas fotos de arañas saltarinas de un señor llamado Thomas Shahan (thomasshahan.com). Me parecieron geniales, y lo más interesante es que el explica que no se necesita un equipo muy caro ni avanzado para realizarlas. En su vídeo el nos muestra como es su configuración: un lente fijo antiguo invertido + un set de tubos de extensión + un flash con un difusor. Así de simple. Se acuerdan de los otros caminos? Bueno, otro camino es el de comprar lentes macro. El problema: son bastante caros y no llegan a brindarnos tanta magnificación como esta técnica (a menos que sea MUY MUY caro). El otro camino es el uso de lentillas que son como “lupas” que se ponen delante de la cámara, otra técnica que desconozco, y nunca que yo recuerde, he visto buenos resultados. A esta altura me imagino la cara de algún experto en macrofotografía, moviendo la cabeza del lado al otro. Disculpas a ellos, este es un tutorial basado en mi experiencia y en los resultados que yo obtuve hasta ahora, así que puede ser un poco básico y práctico.

Listo, un poco larga la introducción, pero creo que valía la pena, sigamos con los ingredientes.

Ingredientes

lente-28-mm-fijo-manual
Lente fijo manual 28mm
  • Cámara reflex
  • Lente fijo angular
  • Anillo inversor
  • Flash (al menos uno)
  • Difusor para el flash (opcional)
  • Tubos de extensión (opcional)
  • Trípode (opcional)
  • Fotógrafo entusiasta (requerido) 😀

Lente invertido

Suena raro, no? Esta técnica hace uso de lentes convencionales pero utilizados al revés de como los usaríamos normalmente. Es decir, la parte que queda normalmente del lado del sensor, ahora pasa a estar adelante y el elemento frontal queda pegado al sensor. Mmmm medio confuso, adjunto una foto para explicarlo mejor. Entonces, para poder usar esta configuración vamos a necesitar una anilla inversora (ver imagen). Básicamente, es una adaptador que de un lado tiene la misma rosca que utilizamos para poner los filtros y del otro lado tiene la montura de la cámara con la que estamos trabajando. De esta forma, nos queda bien acoplado el lente sin problemas. Genial, ahora viene la pregunta: ¿qué lente usar?

Se puede usar cualquier lente que tenga focal angular. Por ejemplo, podríamos usar nuestro lente moderno principal 17-50mm, por dar un ejemplo. El uso de estos lentes conlleva algunas contras. Primero, estos lentes manejan la apertura de forma electrónica (desde la cámara). Por lo tanto, si la cámara no está obturando la apertura del lente siempre está abierta al máximo, por ende, si sacamos el lente la apertura estará abierta y esto no es deseable para esta técnica (luego explicaré porqué). Esto último se puede solucionar. Con cámaras Canon, podemos tocar el botón de simulación de profundidad de campo y sacar el lente mientras lo presionamos, de esta forma trabamos el lente en una apertura determinada.

lente-invertido-montado
Lente montado de forma inversa
anilla-inversora-filtro
Anilla inversora del lado de la rosca de filtro
anilla-inversora-eos
Anilla inversora del lado de la montura de la cámara

 

 

 

Nikon, por otro lado, tiene un pequeña trabita atrás de lente que permite modificar el diafragma, pero hay que sujetarlo con algo para que quede en posición. De todas formas, estos métodos no son muy prácticos al decir la verdad. Como segunda contra, y la razón porque la que no los uso es que queda expuesta la parte del lente que generalmente está protegida de la intemperie y del exterior. Esta parte es mucho más delicada, no tiene la misma protección y sellado que tiene el elemento frontal de lente, y si vamos a estar sacando fotos afuera prefiero no hacerlo con estos lentes que son tan caros.

Mi opción, entonces, es usar lentes usados, fijos y manuales. Se pueden conseguir baratos, si elegimos bien son lentes muy bien construidos y de gran calidad óptica. Tienen la ventaja de tener anillos que manejan la apertura y lo mejor de todo es que no nos preocupa tanto exponerlos al exterior porque no son tan caros. Ahora nos toca elegir la focal. Cuanto más angular sea el lente más magnificación vamos a obtener. Por ejemplo, en una cámara de sensor aps-c un lente de 50mm invertido nos da una ampliación de 1:1 (lifesize) como les comentaba al principio. Yo opté por comprar un 28mm que me da una ampliación de … (no hice la cuenta) pero en el encuadre entra justo 1.3 cm. Es una buena focal para obtener detalles de insectos y otros objetos de ese tamaño. Esta elección es cuestión de gustos.

Tubos de extensión
Tubos de extensión

Hay que tener también en cuenta el uso de tubos de extensión. Es un accesorio muy simple: son unos tubos huecos que lo único que hacen es alejar el lente de nuestra cámara. Esto produce un corrimiento de dónde enfoca el lente (chamuyo técnico) y consecuentemente nos permite enfocar de más cerca aún, logrando ampliar más todavía.

Enfoque

El uso de está técnica anula completamente el uso del anillo de enfoque. Es decir, por más que movamos el anillo de un lado al otro no producirá un cambio notable. Por lo tanto, la única forma es mover la cámara hacia adelante y hacia atrás, hasta conseguir el foco. Otra desventaja es que la profundidad de campo es mínima (tal vez sea de 1 o 2 mm), por lo tanto es “requerido” el uso de f cerrados, como f11 o f16.

Dos métodos

Puedo describirles dos métodos completamente diferentes: con y sin trípode.  El primero lo uso generalmente para ambientes más controlados, como tomas en estudio o sujetos que no se mueven.  El segundo para capturar insectos o sujetos que sí se mueven.

Con trípode

focus-rail-ebay
Focus rail (ebay)

Tiene la virtud de poder controlar la composición e ir probando diferentes alternativas hasta encontrar la foto que estamos buscando. Como la distancia de trabajo de la técnica de lente invertido es muy corta (6 cm aprox), está claro que montar un trípode y posicionarlo al lado de un insecto inquieto probablemente cause que se asuste y escape a los gritos. Por eso, el uso del trípode es más apropiado para usar con lentes macro de tipo teleobjetivo (como un 180 macro), ya que nos permite trabajar a un distancia importante.

Como indicamos anteriormente, tenemos que mover la cámara para enfocar. Esto nos genera un inconveniente con el trípode, porque significa que tenemos que mover el trípode para enfocar, y además el movimiento tiene que milimétrico. ¿Cómo solucionamos esto? Nuestra primera opción es volvernos #|@~% y tratar de mover todo el trípode. La segunda, sería dejar la cámara quieta y mover el sujeto (si estamos en estudio o es una plantita que podemos mover con delicadeza, es factible). Y la tercera e ideal, es conseguir un plato micrométrico o rail de enfoque. Este dispositivo va entre el trípode y la cámara y nos permite mover la cámara hacia adelante y hacia atrás de forma muy precisa.

Sin trípode

bracket-flash-ebay
Bracket para flash (ebay)

Esta técnica es más flexible y nos da la posibilidad (con mucha paciencia) de poder hacer tomas de insectos y sujetos en movimiento. El movimiento es un problema. A estas magnificaciones la más mínima trepidación de nuestra mano o de nuestro sujeto se notará de forma brutal. ¿Cómo le hacemos frente a esto? Usando uno o más unidades de flash. El flash congela el movimiento y nos va a generar un imagen perfectamente definida. No me voy a detener a contarles demasiado sobre exposición porque se haría muy extenso. Sin embargo, mi método es el siguiente: tomo una foto sin flash y me aseguro que salga negra o casi sin detalle. Una vez que tengo esta exposición comienzo a hacer pruebas con el flash (siempre en modo manual), aumentando la potencia, hasta que la exposición quede correcta. Quiero aclarar que en  la primer foto de prueba sin flash  tenemos que encontrar justo el límite donde apenas  se empieza a ver detalle de la oscuridad. Si nos pasamos de oscuro, es probable que la potencia del flash no nos llegue a iluminar la escena. ¿Por qué hago esto? Porque me quiero asegurar que la única luz que aplico a mi foto venga de mi flash. De esta manera “congelo” la foto y el problema del movimiento desaparece.

aparatejo-macro
Todos los elementos juntos

La parte complicada acá es como usar el flash y la cámara simultáneamente. Tenemos varias alternativas, podemos usar el flash encima de la cámara (su uso normal). Está opción es cómoda, pero la luz que aportamos es frontal y plana, en general no es un tipo de luz deseable. La otro opción es disparar el flash de forma remota (mediante la fotocélula esclava o con remotos). Lo primero que se me ocurrió fue salir como un desquiciado con un flash en una mano y la cámara en otra. No se los recomiendo. Es muy difícil poder enfocar y componer con una mano y tratar de coordinar con la otra. Mi solución: usar un bracket, que es una barra de metal, en donde en un extremo va la cámara y en el otro extremo va el flash. De esta forma nos liberamos una mano y podemos focalizarnos en sacar la foto.  Este accesorio es muy simple y barato, y nos soluciona el problema de tener un mejor ángulo y la posibilidad de tener las manos libres. Sin embargo, la luz directa del flash sigue siendo bastante dura. Para amenizar esto, podemos usar un pequeño softbox. Acá es donde nos podemos poner creativos. Claro que podemos comprar un pequeño softbox, pero también es cierto que podemos construir uno propio (con cartón por ejemplo). Para finalizar con la construcción de artefactos caseros, podemos armarnos un pequeño brazo articulado con un led y su respectivo interruptor y pila. Esto nos va a ayudar a poder trabajar cuando vemos todo oscuro por el uso de f cerrados.

Ética

Flor trompeta. Escala 1.3 cm

Esto es algo que sigo a rajatabla y se va un poco del ámbito de lo que es macrofotografía. Sin embargo, creo que es algo que aplica especialmente en este caso. Cuando trabajamos con la naturaleza, creo que, es esencial respetarla. Con macrofotografía, por ejemplo, he escuchado que matan o “congelan” insectos para poder realizar las fotografías. Me parece que es una maldad maltratar a los animales. También pienso que la fotografía pierde muchísimo valor. Roza el campo de “trampa” mostrar una increíble foto de un insecto que parece vivo, pero en realidad, está muerto. Y es muchísimo peor, haberlo matado para sacarle la foto. No digo que me parezca mal fotografiar a un insecto que encontramos muerto, solo que me parece sensato que el fotógrafo informe explícitamente el estado del animal. Lo mismo aplica a las flores y plantas, si las manipulamos, debemos hacerlo con mucha delicadeza y siempre tratando de no perturbar el ecosistema.

Conclusión

Si llegaron hasta acá, gracias por leer, espero que les sirva y siempre estoy abierto a correcciones y/o sugerencias!

Un comentario sobre “Macrofotografía de alta magnificación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *